lunes, 23 de marzo de 2009

¿Las linces? ¡Son buitres, idiota!

Os invito a pasar por el Blog de las linces promovido como contestación a la campaña de la Iglesia en favor de la vida. Obsevaréis que no hay lugar para el argumento: sólo para el sofisma barato y el insulto más burdo contra el Papa, la Iglesia y contra todos los que defendemos la vida.

Quizá, cada uno de vosotros, comentando en el blog con la Caridad que Dios le inspire, les podéis dejar una misiva de ilustración, de refutación o de placaje en directo.

Quiero terminar estas breves líneas, pidiendo disculpas a los buitres por equipararlos a esta calaña. Me han servido de icono pero al fin y al cabo, los buitres no matan gratuitamente y cumplen su misión en el ecosistema. Debí hablar de "cáncer del cuerpo social", porque los abortistas son una lacra que busca cuerpos sanos y mata indiscriminadamente.

4 comentarios:

eligelavida dijo...

Con todo lo repelentes que resultan, al menos se las ve a distancia. Lo malo son los que a la chita callando van ganando adeptos llamándose defensores de la vida, y no tienen más principios que el del sagrado “consenso social”. Dicen que el aborto es un fracaso, y defienden la asesina ley vigente. Dicen que el aborto no es bueno para la mujer, pero afirman que es necesario “acompasar” el derecho de la madre y el del no nacido. Dicen que hay que reducir el número de abortos, pero reparten la píldora del día después. Dan dinero para red madre y al mismo tiempo, financian clínicas abortistas…

Hispanicus dijo...

Más que buitres yo a esa página la hubiera llamado, "Las Zorras", le va másel nombre.

irichc dijo...

Por las reacciones completamente absurdas e histéricas que ha provocado la campaña de la Iglesia sólo cabe exclamar: ¡Tocado y hundido!

Jesús T.A. dijo...

Irichc, tienes razón: un blog "ad hoc" para responder a la campaña es muy significativo.

No obstante la incursión de los obispos en el marketing convencional, hay que tener en cuenta que los progres son hijos de Gramsci: especialistas en la manipulación, expertos en el sofisma que han llegado a consolidar con amplio predicamento el crimen bajo la rúbrica de derecho fundamental.

El "derecho a decidir" de la madre que quiere matar a su hijo es equiparable al de Jack el destripador para decidir si tocaba rubia, morena o pelirroja, es equivalente al "derecho" de Mengele a decidir sobre los niños judíos, al derecho a decidir de Stalin sobre los disidentes que enviaba al Gulag...

Al fin y al cabo algunos de estos "derechos a decidir" fueron "derecho positivo" gracias a "estadistas" de la altura de ZP.