viernes, 7 de noviembre de 2008

Tiene una cara preciosa

Esta mañana, de camino al cole he puesto a mis tres vándalos asdingos el concierto para violín y orquesta de Tchaikovski… ¡y les ha encantado! (No me extraña, en comparación con lo que se oye habitualmente por ahí). Pensándolo después, creo que ha sido una triste gracia para sus profesoras porque bajaban del coche al ritmo del “Allegro vivacissimo”. En fin, el lunes les pondré el Adagio de Albinoni para compensar…

Tras un pequeño periplo por Madrid desde el colegio, he llegado por fin a la consulta, pero ya tarde para ver en directo la ecografía del pequeño. Sólo tengo la imagen que publico aquí al lado y ni que decir tiene, que estoy encantado y muy agradecido a Dios, porque parece que esta vez todo discurre por buen camino. No obstante, me han llamado mucho la atención las dos observaciones de mi mujer cuando me ha visto: “No te imaginas cómo movía los 4 brazos” y “¡te lo has perdido: tiene una cara preciosa!”

Respecto a la primera afirmación, viendo su cara, no había duda de que se refería a las cuatro extremidades y que el niño “tan sólo” tiene dos brazos pero lo de “tiene una cara preciosa”... que sonaba a coña, no… no lo era. Por supuesto, que al ginecólogo ni se le ha pasado por la cabeza poner en entredicho semejante aseveración, y no dudo, además, que dentro de seis meses se corrobore esta tesis porque hasta la fecha hemos mejorado claramente la raza (al menos por mi parte). Pero hoy por hoy, a través de esta sombra en bitono, yo no alcanzo a ver mucho más que la silueta de una cabeza y de un bracito.

En fin, esto me ha servido para recordar lo que tantas veces me han apuntado: que ellas “ven” con los sentimientos tanto como con los sentidos convencionales. Y lo paradójico es que cuando nazca, como tantas veces, habrá que darle la razón...

16 comentarios:

Hispanicus dijo...

¡Enhorabuena! Afortunado por poder tener otro hijo más, nosotros queremos pero nuestra economía solo nospermite tener los dos que ya tenemos.
Y afortunado el bebe de la foto por tener un padre como tu, una familia como la tuya.
Mis felicitaciones.

Seneka dijo...

¡Enhorabuena y un millón de felicidades!

Esto es una realísima y grandísima alegría. Brindo por vosotros y por todos nosotros, que dentro de poco seremos uno más.

Jesús T.A. dijo...

Hispanicus, Seneka, gracias y un fuerte abrazo. Jesús

Anónimo dijo...

¡¡Enhorabuena!!Eso si que es una buena noticia

Manuel L.

Roberto Gómez dijo...

Enhorabuena.

No añado más, que nada nuevo puedo decirte.

Un fuerte abrazo.

Jesús T.A. dijo...

Muchas gracias, Manuel y Roberto. Un abrazo.
Jesús

Carlos Andreu dijo...

Enhorabuena Jesús. Un abrazo fuerte para Mariola. Me acordaré para que todo salga bien.

Caballero ZP dijo...

Enhorabuena, es un placer leer cosas así, sobre todo en estos días donde van a aprobar una ley para aniquilar sin consecuencias.
Saludos

Jesús T.A. dijo...

Muchas gracias, Carlos y Caballero

Luis y Mª Jesús dijo...

¡Enhorabuena!. Seguro quees precioso, las madres aprendemos a ver los rasgos del cuerpo y del alma en muy poquitas líneas. Unpoquito de imaginación y pueden ver un cuerpecito nítido.
Un abrazo
María Jesús

Jesús T.A. dijo...

Gracias, María Jesús.

Sí, hablando en serio, yo creo que vosotras sabéis llegar a conclusiones acertadas mezclando lo real con lo probable y con lo desiderativo.

Nosotros no sabemos hacer eso, vemos con los sentidos y a veces hasta se "nos atasca" alguno.

Terzio dijo...

Nada!

Soy el tonto de las ecografías: Veo de todo menos lo que la gente ve.

Pero ahí va una Ben + dición súper para el mocito (& family).

'

Jesús T.A. dijo...

Gracias, Terzio.

Un palentino dijo...

!Enhorabuena! Me hubiera gustado felicitarte personalmente, pero eso parece un poco dicifil. Tampoco aprecio que el niño sea precioso pero sí se parece a su madre lo tiene facil y sí sirve para darse cuenta que casi siempre tienen la razón todavía mejor.
Un fuerte abrazo.

Jesús H.

Jesús T.A. dijo...

Gracias, Jesús, por tu felicitación. Quizá nos veamos ¿esta Navidad?
Bueno, lo de reconocerle la razón (ahora que no nos aye nadie)... era mi concesión políticamente correcta para compensar con el resto del blog.

Virginia dijo...

Felicidades! yo tambien tengo cuatro hijos y te aseguro que son una autentica bendición.